Hemos dedicado una buena parte de nuestra actividad profesional a finales de 2021 a instalar sistemas antipalomas en las naves de la Plaza de Abastos en Santiago de Compostela.
Las palomas, sin duda, y también las gaviotas y otras especies, encuentran en este tipo de equipamientos un foco de atracción por la cantidad de alimento disponible, e incluso por contar con lugares confortables y resguardados para su posamiento.

Estos animales, ni que decir tienen, representan un problema serio en un centro de dispensación de alimentos de tanta relevancia como este.

La primera tarea a realizar en este tipo de servicios fue la inspección de la zona para conocer las circunstancias concretas sobre las que se quiere intervenir, junto con la recopilación de todo tipo de información relevante, de cara a elaborar un diagnóstico y un plan de actuación.

En base a ello, se determinó como objetivo impedir que en el interior de las naves en las que se alojan los puestos de venta y de restauración, encontraran lugares en los que pudieran posarse tal como hacían, lugares que en la mayor parte de los casos se situaban encima de los propios puestos. De este modo evitaríamos que pudieran permanecer en el interior de las naves y, sobre todo, evitaríamos que las deyecciones de excrementos y demás material desprendido, como plumas, amenazara la higiene de los puestos y la propia actividad de compraventa.

Así pues, se instalaron barreras con filamento metálico a lo largo de las naves, un sistema físico que busca molestar lo suficiente a las aves para no dejarlas posar y alejarlas de la zona. Estas barreras se acompañaron de otras en forma de púas y producto repelente a colocar en las cajas eléctricas y demás instaladas en las paredes. En la zona de las puertas de acceso de las naves también se procedió a instalar púas en la parte superior de las cristaleras, así como más barreras de filamento metálico y repelente específico en las repisas interiores que les pudieran ofrecer un lugar para estar.

En las revisiones efectuadas con posterioridad a la finalización de los trabajos, e introducidas determinadas correcciones, se ha constatado que los sistemas han conseguido los resultados pretendidos.

 

×