Este mes de marzo nos llamaron para una inspección por termitas en Santiago de Compostela. En principio no debería tratarse de una situación muy problemática, pues el edificio apenas tiene madera en la estructura, pero se presentaban síntomas de ataque en el rodapié.

Realizamos la correspondiente inspección y, efectivamente, encontramos un ataque puntual de estos xilófagos sencillo de resolver y que no requería más que una mínima actuación puntual.

Si resultó curioso comprobar cómo las termitas estaban en la zona de archivo atacando también la documentación escrita que allí se guardaba. Esta circunstancia en realidad non tiene nada de sorprendente, dado que estos insectos sociales se alimentan de celulosa, y, si bien, es en la madera o en el algodón donde más pueden encontrar, también se alimentan de papel y de cartón. Como podéis apreciar en las fotografías algunos de estos A-Z presentaban ya un estado de avanzado deterioro que era imperativo detener.

Puesto que resultaba posible, decidimos tratarlos en la cámara de desinsectación por temperatura que tenemos en nuestras instalaciones. Con este sistema, pudimos darles un tratamiento altamente eficaz sin riesgo de provocarles ningún daño debido al propio tratamiento.

×