Estas semanas estamos realizando un tratamiento de desinsectación por asfixia, o más propiamente dicho, por anoxia, en volúmenes de papel que se quieren preservar de la acción de los insectos, tanto de los bibliófagos como de aquellos otros que puedan afectarlos.

Esta metodología se aplica en múltiples sectores de actividad como la industria alimentaria o la conservación de piezas de valor histórico cultural.

Introducimos las piezas (en este caso tomos, pero podrían ser otro tipo de objetos) en una burbuja de baja permeabilidad al oxígeno que vamos construyendo a medida. En el interior de la burbuja introducimos sacos inhibidores de oxígeno, auxiliados por bolsas de control de la humedad, que han de conseguir crear esas condiciones de atmósfera pretendidas en las que los insectos mueren por anoxia. Para asegurar estas condiciones realizamos una supervisión desde el exterior por medio de sondas que nos permiten controlar los índices en el nivel pretendido. Para esta monitorización nos ayudamos de un dispositivo de control Smart Anoxia a través del que podemos seguir la actuación a distancia.

 

La duración del tratamiento, alrededor de 4 semanas, posibilita acabar con los insectos sea cual sea la fase de crecimiento en la que se encuentren.

El tratamiento cuenta con una garantía por 3 años.

 

 

×